Descompresión Espinal Mediante el Uso del DRX9000

El método innovador llamado descompresión espinal no quirúrgica promete darles a los pacientes con dolencias en la columna vertebral la opción que necesitan.

El equipo patentado bajo la marca DRX9000 utiliza esta metodología que en forma básica separa los espacios intervertebrales donde se encuentran los discos de forma intermitente(no tracciona) y la misma vez a las carillas articulares (facetas) que se encuentran por detrás.

Esta separación permite de una indolora y progresiva regeneración del disco a través de la absorción de agua y nutrientes liberando así la medula espinal y sus raíces nerviosas a través del espaciamiento del canal medular y agujeros de conjunción.

Todo esto es controlado de manera computarizada a través de un software especializado que permite controlar el movimiento intermitente de la columna sin provocar contracturas defensivasdiferencia clave de una tracción convencional y evadiendo los sistemas de protección del cuerpo al sentir la separación de una articulación…en este caso la columna de una forma segura.

Esto conlleva a la mejoría del cuadro doloroso (dolor lumbar, dorsal, cervical, ciática, escoliosis leves, espondilolistesis, piernas y brazos dormidas hormigueantes y calambres).

Los esquemas de tratamiento dependen de cada evaluación por individual pero se han estandarizados de forma general en 10, 15, 20 sesiones y sesiones de mantenimientos. Cada sesión incluye terapias físicas mixtas extendiendo la duración de cada sesión una hora y 15 minutos. Estas sesiones son repartidas en días de por medio (tres por semana) con un mínimo de duración de 4 semanas hasta inclusive 6 semanas

Cada paciente necesita de una evaluación previa con el medico encargado y entrenado en este tratamiento. Se debe aclarar que solo el médico que fue entrenado en dichos dispositivos tiene la capacidad para aceptar o no a los pacientes descartando la posibilidad de terceras opiniones donde sin experiencia en el tema excluyen a dichos pacientes sin tener los criterios adecuados ni la pericia suficiente en el tema. Dentro de estos criterios de aceptación de un paciente al programa se investigan antecedentes, patología y resultados de los estudios de resonancia magnética incluyendo entonces los siguientes síntomas y diagnósticos:

  • Dolor Lumbar y cervical agudo y crónico.
  • Dolor irradiado hacia hombro, omóplato y brazos
  • Hormigueo por los muslos, piernas y/o pies
  • Dolor tipo ciático por los muslos, piernas y/o pies.
  • Dolor lumbar después de haber sido operado de columna.
  • Hernia discal ubicadas en región cervical, torácica baja o alta, y región lumbar.
  • Discopatía degenerativa (conocido mejor como clásico desgaste de los discos.)
  • Síndrome facetario.
  • Sobrecargas musculares funcionales

Una mala indicación puede ensombrecer el resultado final, e incluso puede hacer que empeore su proceso. Por eso es importante que un médico entrenado en columna vertebral haga el diagnóstico correcto del origen de su dolor. El historial, una exploración física junto con una radiografía o una resonancia magnética, son indispensable para el diagnóstico correcto. A continuación le listamos de forma general los términos médicos/diagnósticos no sugeridos a realizarse este tratamiento

  • Hernia Discal masiva con Síndrome de Cola de Caballo.
  • Espóndilolistesis inestables >grado II.
  • Espóndilolisis inestables.
  • Infecciones vertebrales o discales.
  • Osteoporosis severa.
  • Portador de Instrumentación vertebral.
  • Cifoplastía previa.
  • Calcificaciones importantes (Rx) de la arteria abdominal o Iliacas.
  • IDET o rizolisis por Radiofrecuencia en los 3 meses previos.
  • Discectomía abierta o nucleoplastía en los 3 meses previos.
  • Cáncer con metástasis.
  • Aneurisma de aorta
  • Hemiplejía
  • Neuropatía periféricas severas
  • Cáncer abdominal o pélvico
  • Embarazo.

Casos leves de espasmos musculares por un corto período de tiempo es lo que mayormente manifiestan los pacientes y sensación de piernas flotantes justo luego de terminar la descompresión.

Las sesiones de tratamiento duran aproximadamente 28 minutos, seguidas de terapias físicas mixtas extendiéndolo unos 30 a 40 minutos más totalizando alrededor de una hora y 15 minutos. Los protocolos varían desde un mínimo de 10 sesiones, 15 sesiones hasta 20 sesiones en periodo promedio de entre 4 semanas y 6 semanas como sugerido por el médico.

  • Cómoda vestimenta, preferiblemente pantalón.
  • Sin cinturón
  • Sin piercing en el ombligo, o aretes en orejas muy grandes

Se le proveerá con un panfleto instructivo con indicaciones generales. Se recomienda de forma general sin tomar esta como una receta de cocina ya que todos los pacientes son diferentes y reaccionan diferente.

Las primeras dos semanas: Reposo es la clave utilizando un soporte lumbar o cervical (faja lumbosacra o collarín blando-cuello). Excepto al dormir o bañarse. No levantar pesos, no conducir más de dos horas diarias, Utilizar medicamentos analgésicos prescritos por el médico bajo estricta necesidad.

Si la evolución es buena, puede empezar a hacer los ejercicios que nuestro médico le enseñará focalizados a ser de estiramiento y tonificación.

Las próximas semanas se procederá a realizar ejercicios abdominales, lumbares, glúteos e isquiotibiales.

Reincorporación a las actividades de la vida diaria, pudiendo levantar pesos progresivamente, pero evitando: engordar, sentarse durante más de 40 minutos seguidos, sentarse en el sofá en posturas inadecuadas y dormir boca abajo como indicaciones superficiales.

Preguntas Frecuentes

¿Que tan Seguro es el tratamiento?

Es muy seguro ya que el tipo de tensión y tiempo se mide y se monitora a través de una pantalla donde se visualiza una escala logarítmica la cantidad de fuerza empleada en el tiempo asi en conjunto con otras escalas simultaneas que monitorean las fluctuaciones provocadas por la reacción normal del musculo al estirarlo para captarlo y corregir en caso de darse un contractura.

Este proceso de tensión avanza de forma cíclica, con fases de tracción y fases de semi-relajación durante los 28 minutos que dura el tratamiento, para evitar la fatiga muscular y las contracturas.

Y por último, el paciente tiene la posibilidad de detener el proceso en forma inmediata, ya que tiene un pulsador que avisa en caso de dolor, hormigueo u otro síntoma.

Es de entender que el personal que utiliza estos equipos fue entrenado para dicho tratamiento y siempre es dirigido por un médico idóneo.

¿Que Beneficios tiene el tratamiento?

Principalmente lograr la descompresión interdiscal reduciendo de esta manera la presión dentro del disco con valores por debajo de 150 mm Hg regenerando el mismo mediante la absorción de agua y nutrientes por un simple gradiente de presiones… algo similar a lo que terminológicamente pudiéramos describirlo como un método ANTIAGING del disco.

Obteniendo estos cambios provocamos una serie de reacciones positivas en cascada y rompemos el círculo vicioso de inflamacióndolorcontracturainflamación. Primero se realinea y descarga las pequeñas articulaciones posteriores (carillas articulares), restaura la estática vertebral, aumenta el volumen discal logrando que al final se libere la raíz nerviosa atrapada. Dependiendo entonces de la patología en tratamiento provoca desaparecer las ciáticas de corta data en las primeras sesiones (10) en un ochenta por ciento, disminuye el dolor lumbar crónico también en un ochenta por ciento. Esto crea el ambiente perfecto para traer el paciente a una vida normal moderada en 85% de los casos. Inclusive se ha observado 70% de mejoría en pacientes no instrumentados postquirúrgicos que seguían con dolor o síntomas asociados. Una noticia muy alentadora para aquellos ya operados que no tenían esperanza claro que con una previa evaluación del médico que fue entrenado en el tratamiento.